Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

¿…y te vas así? ¿con tan poca cosa?

Hoy iba saliendo del trabajo y a la salida un colega me comenta sobre un tema pendiente y luego me pregunta si me estoy yendo, pues mi lenguaje corporal lo indica, y ante mi afirmación me dice ¿…y te vas así? ¿con tan poca cosa? Ya empieza a subir la temperatura, así que iba sin abrigo, con nada en las manos, sin mochila y con tres o cuatro cosas muy ligeras en los bolsillos. Ya llevo más de un mes desde que me liberé de la mochila y la verdad es que la sensación es increíble, voy muy ligero. Rara vez llevo bolso, sólo lo hago para cosa muy puntuales, como llevar documentos para trámites, hacer alguna compra o para ir a la playa con una botella de agua y una toalla.

la regla del 1 por 1

La regla del 1 por 1 me parece una aproximación realista al minimalismo. Es un simple intercambio: Por cada cosa nueva que incorporo a mis pertenencias, otra ha de salir. Es muy funcional pues a mi modo de verlo se puede ser aplicada en dos momentos distintos: 1.- En lugar de ir violentamente hacia la simplificación con experimentos como el de los 100 objetos, se puede comenzar en esta jornada con una vida menos centrada en el consumismo de modo que la cantidad de pertenencias no aumente. Antes de despojarnos de algo que ya tenemos, habría que pensar detenidamente si realmente vale la pena la sustitución. Los regalos son un reto aquí, pero eso lo abordaré en otro post en algún momento. Si después de un tiempo logramos adaptarnos a esta fórmula, podremos pasar al siguiente nivel, empezando con limpiezas ligeras y así descubrir de forma menos intensa si lo del minimalismo nos va. Entiendo que no es para todo el mundo. 2.- La segunda forma de aplicar el 1×1 es la de mantenimiento. Una v…

retomando espacios ocupados por los papeles

Folletos, volantes y hojas de papel es algo que vamos acumulando en grandes cantidades sin notarlo. Cuando vienes a ver tienes un cajón lleno o incluso un archivero. Por la más simple compra o trámite te llenan de documentación, manuales, facturas, garantías o citas previas. Muchas cosas se pueden tirar, para otras es necesario conservar el original y de otras tantas debemos conservar copias. La mejor solución: Una impresora con escáner. Se pueden conseguir modelos bastante funcionales por unos 50–60 euros. En unos pocos días digitalicé cientos de páginas que amortizaron totalmente el costo del aparato e incluso me ahorraron varias veces su precio si hubiera hecho toda la operación en la calle. Si bien el equipo tiene su tamaño, tiene gran utilidad y al hacer la balanza con los papeles que saqué hubo una ganancia importante de espacio. Luego de una intensa sesión de escaneado pude deshacerme del todo de un mueble archivador y terminar con una pila de papeles de 3–4 centímetros de gro…

gafas residentes: cargando con menos en el día a día

Hace más de 15 años que uso las mismas gafas, les tengo mucho cariño así que siempre las cargo conmigo. Recientemente me di cuenta de lo que tendría que haber sido más obvio, si me gustan tanto sería mejor no transportarlas de un sitio a otro. Dado que tengo muy poca corrección, me he hecho un nuevo par que uso en casa y mis antiguas gafas las dejo en la oficina. Una cosa menos que llevar conmigo y menos riesgo de pérdida. Esta es una de esas compras que simplifican, en lugar de hacer más bulto. Siempre llevo un bolso conmigo, y si bien fui disminuyendo el tamaño, todavía llevaba muchas cosas. Viendo lo ligero que iba sin el estuche de las gafas me animé a pujar un poco más allá y empecé a sacar más objetos del bolso. Llegué al extremo de no llevar conmigo la llave del buzón de correo en el llavero para hacerlo más portátil. Ya no llevo más el bolso en mi día a día Barcelonés y la liberación es increíble. En uno de los bolsillos delanteros del pantalón cargo las llaves de casa y ofici…

mi amor / odio hacia facebook

Me he hecho esta pregunta por mucho tiempo. No ha sido fácil decidir abrir una página en Facebook, pero finalmente lo he hecho y la inauguro con este post. No es que tenga nada en contra de Facebook — aunque no soy fan de su propietario. La idea de compartir virtualmente es genial y ha sido ejecutada muy bien en la mayoría de sus aspectos, pero la gente se ha enfermado de fakeboosis y muchos presenta una forma sesgada de su vida demostrando “lo bien que les va” -aunque no siempre sea verdad- y a otros les da envidia en secreto — o no tanto. El comportamiento de la gente es lo que me genera tanto rechazo, junto con el frecuente y quizás hasta truculento cambio en las políticas de privacidad de esta red social. Facebook, al igual que la tele, es un hoyo negro que succiona el tiempo y la empresa ha sacado provecho de ello. Además, cuentan con demasiados detalles personales de los usuarios y los usan casi a gusto, aunque hay que admitir que la información es entregada voluntariamente. Es…

experimento fracasado

Entre tantas formas de deshacerme de cosas se me ocurrió hacer un experimento: Cogí 10 objetos, principalmente CDs, y los dejé en distintos sitios públicos con una nota invitando a cogerlos y a cambio liberarse de otras dos pertenencias de forma similar. Incluí el contacto del blog y pedía que me dejaran saber lo que hacían con los ítems y si seguirían con el experimento. No revelaría datos personales en la web. No esperaba que la mayoría me escribiera, pero la verdad me he quedado sorprendido al no recibir ni un mensaje. Esto fue hace más de 3 meses, así que claramente ya nadie me contactará. Esto comprueba algo que siempre he dicho -no soy el único pues la idea no es originalmente mía: No convenceremos a nadie de algo de lo que no esté previamente convencido. Que sí, que podemos modificar su percepción o introducir un tema que lleva a la reflexión, pero generalmente la semilla que produce un cambio de pensamiento viene de experiencias de primera mano, no de lo que te dicen. Yo mism…